CONSEJOS PARA LA ORTODONCIA

Si eres una de las muchísimas personas portadoras de ortodoncia convencional -los llamados brackets- o eres de los que va a iniciar un tratamiento de este tipo, ¡este es tu post! Permanece atento, porque hoy venimos con los mejores consejos y peculiaridades que debes saber para sobrellevar un tratamiento de ortodoncia convencional de la mejor manera posible.

Antes que nada, déjame decirte que no es para tanto. Sí, es un objeto extraño colocado en tus dientes. Sí, es molesto los primeros días. Pero más allá de eso todo es acostumbrarse. ¡Hay quien lo echa de menos cuando acaba el tratamiento!

  • Ten paciencia y no te agobies. La primera semana es complicada, es un periodo para acostumbrarte a verte con un “hierro” sobre los dientes, a hablar y a comer. Pero todo es eso, acostumbrarse.

  • Prohibido los chicles. Si bien es cierto que todos -o casi todos- hemos comido alguna vez chicle en el transcurso del tratamiento, lo ideal es no hacerlo. Los chicles pueden suponer un gran peligro para la ortodoncia si se te queda pegado a ella.

  • La higiene es la clave. Los primeros días te saldrán llagas, es normal e inevitable, sin embargo, de tu higiene depende que tengas la boca llena de aftas durante el transcurso del tratamiento. A mejor higiene, menos llagas, y las que te salgan cicatrizarán mucho antes.

  • Cuidado con los golpes. Sobre todo, si practicas deportes de contacto, ¡usa bucal! Se trata de una especie de funda protectora de silicona, que impedirá que te hagas algún corte provocado por la propia ortodoncia tras un golpe.

  • Ponte las gomillas. Las gomillas son un añadido a los brackets, que no en todos los tratamientos hace falta utilizar. Sin embargo, si ese no es tu caso y debes ponértelas -para corregir algún tipo de mal oclusión, normalmente- te recomiendo encarecidamente que te las pongas siempre, tal y como te indique tu dentista. De lo contrario, lo único que harás será retrasar el tratamiento semanas, e incluso meses.

  • No pierdas la sonrisa. Muéstrale al mundo tu bonita sonrisa aun con brackets. Créeme, una vez finalices el tratamiento y te los quiten, los echarás de menos.

A pesar de todo lo que te hemos contado en este artículo, por regla general, el tratamiento con ortodoncia convencional suele ser muy llevadero. La primera semana con brackets es para acostumbrarse, una vez hecho esto, ¡no te darás cuenta ni de que los llevas! Y créenos, el resultado final, merece la pena. No olvides confiar sólo en profesionales expertos en la materia.

2018-07-13T09:02:17+00:00